En Ponferrada se empieza a cultivar el pimiento a mediados
del siglo XVII favorecido por el clima suave que caracteriza
la comarca.
En 1650 se solía secar al sol y en 1669 se comenzó a asar,
incrementando el consumo considerablemente. Sus virtudes se impusieron y fueron las amas de casa bercianas quienes iniciaron la tradición del Pimiento Asado del Bierzo. El pimiento se dio a conocer
fuera del Bierzo, como una joya de la gastronomía berciana, convertiendose en uno de los símbolos del Bierzo. El nacimiento de la primera industria artesana conservera se produjo en 1818 en Villafranca del Bierzo.
En las últimas décadas la producción de pimientos se ha
concentrado en los municipios de Cacabelos, Camponaraya
y Carracedelo.
Durante el siglo XX fueron surgiendo diversas industrias
elaboradoras de Pimiento Asado del Bierzo. El mutuo apoyo
de éstas hizo posible que tras muchos esfuerzos se obtuviese,
el 12 de noviembre de 2002, un distintivo de calidad para un
producto exquisito como es el Pimiento Asado del Bierzo.