Una buena materia prima parte de una semilla sana. La semilla debe proceder de plantas y frutos sanos, perfectamente conformados y de buen calibre. La desinfección de la semilla se hace con antelación a la siembra del semillero.

La lejía a utilizar debe ser de uso alimentario, y la cantidad a utilizar dependerá del peso de la semilla. Ver tabla: