La etiqueta es la mejor garantía de que en la elaboración del Pimiento Asado del Bierzo se utilizan únicamente pimientos de la mejor calidad, procedentes de parcelas inscritas en el Consejo Regulador, e ingredientes totalmente naturales y que durante el proceso de elaboración - recogida, selección, asado, descorazonado, pelado y envasado -, se han respetado escrupulosamente el Reglamento y el Manual de Calidad de la I.G.P.
Sólo la etiqueta del Consejo Regulador puede certificar que el producto que va a adquirir ha sido elaborado respetando en todo momento el método tradicional y es, por tanto, auténtico Pimiento Asado del Bierzo.